El 60% de los españoles todavía piensa destinar a la compra de una casa más de lo aconsejable

Aunque el precio de la vivienda ha caído de media cerca de un 40% desde el estallido de la crisis, también han bajado los salarios con lo que el esfuerzo financiero que tienen que hacer las familias sigue siendo más elevado de lo que recomiendan los expertos. Por eso, según una encuesta hecha en SIMA 2015, casi un 60% de los encuestados estima que destinarán entre un 30% y un 50% de sus ingresos al pago de la hipoteca, más de lo recomendado por los expertos, que apuntan a que no es financieramente responsable destinar más de un tercio del dinero disponible a la vivienda.

La hipoteca seguirá ‘comiéndose’ gran parte de los ingresos de los potenciales compradores, pese a la caída del precio de la vivienda y pese a los descensos de los diferenciales de las hipotecas.  Pero lo cierto es que el principal freno para la adquisición de una casa es el precio: el 65,4% de los encuestados aseguran que no ha bajado lo suficiente, frente al 50,9% del año pasado.

Según esta encuesta realizada a visitantes del SIMA de este año, únicamente el 34,1% estima que destinará menos del 30% de sus ingresos para pagar la hipoteca, un porcentaje que ha ido en aumento respecto a 2011, cuando sólo pesaba un 9,1%. Y sólo un 8,8% de los entrevistados destinará más del 50%. La parte positiva es que desde 2011 el peso de aquellas personas más endeudadas se ha reducido. Por ejemplo, en 2011 el 23,9% pensaba destinar más del 50% de su salario para pagar la casa.

Los datos de la encuesta revelan que seis de cada 10 españoles que están pensando en adquirir una vivienda, pretenden destinar más dinero de lo que sería aconsejable. Beatriz Corredor, ex ministra de Vivienda y actual directora de relaciones institucionales del Colegio de Registradores, asegura que “nunca compraría una casa en la que la letra mensual de la hipoteca supusiera más del 30% de los ingresos familiares”.

Lo que dice el Banco de España

En líneas generales y según el Banco de España, el esfuerzo económico que hacen las familias para pagar una hipoteca ha caído a niveles previos a la burbuja. Así, la cantidad de dinero destinado a la hipoteca (sin incluir las deducciones fiscales) se situó en el 32,5% de la renta anual en el primer trimestre, niveles que no se veían desde septiembre de 2000.

Se trata de una cifra que se queda muy lejos de los máximos que se alcanzaron en pleno ‘boom’ del sector inmobiliario. El pico más alto se registró en septiembre de 2008, cuando las familias tuvieron que destinar un 59,7% de su renta anual a pagar la casa, o un 47,9% contando con las deducciones fiscales.

El Banco de España realiza este cálculo tomando como base las cuotas hipotecarias que tiene que abonar el hogar mediano en el primer año tras la adquisición de una vivienda tipo (93,75 m2) financiada con un préstamo estándar por el 80% del valor de la casa.

Para pagar una vivienda tipo, las familias emplean 6,3 años de salario bruto en 2015, una cantidad muy alejada de los 7,7 años de ingresos que tenían que emplear los hogares  españoles a mediados de 2007, en el punto álgido de la burbuja.

Hay más posibilidades de obtener financiación

Una de las principales por las que los compradores de vivienda están pensando en gastar más de lo financieramente recomendable es porque los bancos han vuelto a abrir el grifo del crédito, relajando ligeramente las exigencias para acceder a una hipoteca. De hecho, según los últimos datos aportados por BBVA, ya se han dado más hipotecas nuevas en los siete primeros meses de 2015 que en todo el año pasado.

De enero a julio se han concedido 92.741 nuevas hipotecas y se han vendido 228.047 viviendas, lo que supone un 40% del total, frente al escaso 16% que representaban en 2013. Este repunte del acceso al crédito se debe a la mejora de la economía de las familias, cuya renta –según el Instituto Nacional de Estadística (INE) – sigue en aumento, lo que les está permitiendo ahorrar sin tener que disminuir su nivel de consumo.

Además, el mercado hipotecario sigue beneficiándose de un entorno de bajos tipos de interés. De ahí que suba la concesión de préstamos hipotecarios, pero también el volumen del crédito concedido, que ya acumula 12 meses consecutivos de crecimiento. La hipoteca media ha crecido desde 2013 y en julio de 2015 alcanzó 125.283 euros desde el mínimo de septiembre de 2013 con 110.078 euros.

Publicada 07/10/2015 Leer noticia completa en idealista news

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario